Blog

PROFUNDIZANDO EN LAS NECESIDADES BÁSICAS: ¿Qué camino escoger: tener o ser?

En el post “Descubriendo las categorías: Gastos necesarios” llegamos a las siguientes conclusiones:

  • En la categoría gastos necesarios tienen cabida todos aquellos gastos que debemos destinar para mantener nuestra propia supervivencia
  • Profundizando un poco más, serían aquellos gastos que no queremos o no podemos cambiar porque consciente o inconscientemente hemos decidido que queremos mantener el estilo de vida creado hasta ese momento

Se entremezclan dos conceptos: la supervivencia y el estilo de vida.

Esta conclusión nos invita a pensar en nuestro momento presente y cómo hemos decidido afrontar nuestra existencia desde un punto de vista material. Y esta cuestión, nos lleva a preguntarnos qué tipo de decisión hemos tomado, ¿queremos crecer o no?

Cualquiera que sea la respuesta lleva aparejada una emoción: el miedo. El miedo es una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza. Por eso, gracias a ella nos movilizamos huyendo o haciendo frente a una situación externa con el consiguiente valor funcional para nuestra supervivencia.

De esta manera, antes de decidir sobre si queremos o no crecer, la primera cuestión que necesitamos plantearnos es saber si utilizamos el miedo de manera reactiva o constructiva. Vivir reactivamente implica percibir al mundo como una amenaza llevándonos a culpar al otro de las responsabilidades que uno mismo no está en disposición de asumir. Esta dificultad para asumir la propia responsabilidad y, por ende, las consecuencias de nuestras acciones, nos hará repetir errores por no querer avanzar. En consecuencia, más tarde o temprano tendremos dificultades para mantener nuestra independencia económica tan importante para el crecimiento.

Aquellos que logran traspasar ese primer miedo por el que sentimos amenazada nuestra supervivencia, acceden al crecimiento. Sin embargo, en este punto debemos hacernos la siguiente pregunta, ¿nuestras acciones están encaminadas en tener o en ser? Es decir, ¿tenemos en cuenta únicamente el mundo tangible o somos capaces de sumar el mundo intangible?

Haber optado por el crecimiento nos permite sentirnos seguros de nuestra capacidad para hacer al haber aumentado nuestra autoestima a medida que íbamos obteniendo los resultados fijados en nuestras expectativas. Sin embargo, vivir únicamente en el tener es pender nuestra persona de nuestros resultados materiales. Y, en consecuencia, necesitaremos gestionar, por un lado, la frustración por no conseguir aquello que nos proponíamos y, por otro, la autoexigencia como mecanismo con el que nos fustigamos para seguir intentando conseguir nuestra expectativa una y otra vez. ¿Con qué fin? Atender nuestra necesidad de crecimiento material al creer que podemos llenarnos del exterior. De esta manera, vivimos con el deseo de tener un lugar donde vivir, tener una televisión, tener un móvil, tener un coche, tener hijos, tener la casa de verano, tener una casa mejor, tener una televisión mejor, tener un móvil mejor…

Dejamos de vivir el mundo como un lugar amenazante para nuestra supervivencia y empezamos a vivirlo como un lugar amenazante para nuestras expectativas de resultados que puedan impedir nuestro crecimiento. Sin embargo, es posible que no nos estemos dando cuenta del circuito que estamos generando y las consecuencias que ello conlleva.

Así, es posible que al percibir la vida como una amenaza o un medio para nuestro crecimiento material, hayamos generado un exceso de gastos necesarios provocando algún desequilibrio en alguna de las categorías de ocio, ahorro, formación, inversión o donación. En este punto, ¿nos hemos planteado qué consecuencias tiene para nosotros que no estén presentes el ocio, ahorro, formación, inversión o donación en nuestro día a día?

Conclusión

Quizá traspasar nuestros miedos y entender el crecimiento como la base para incorporar al mundo material la parte inmaterial, pueda ser la llave para aprender a sumar las dos partes de nuestra propia humanidad.

¿Quieres comenzar a ser tú mismo a través de la Consciencia Financiera? Descarga gratuitamente nuestro Ebook
16 mayo, 2018 REFLEXIONES
2 Comentarios
  1. Este Post me parece muy interesante además de profundo, Ángel. Yo personalmente como ser humano, no concibo que la base para el crecimiento sea únicamente material. Sin disfrutar momentos junto a los míos, sin formarme o sin donar no podría ser YO. Es por tanto que considero necesario y positivo incorporar la parte no material y sumar en las dos partes de mi humanidad.

    • Gracias María De la Cruz por compartir tu comentario. Planteas un concepto muy enriquecedor, hacer partícipe de nuestro crecimiento no sólo las acciones encaminadas a nuestra supervivencia, sino la necesidad de incorporar a nuestra vida relaciones interpersonales, conocimiento y acercarnos a nuestra propia espiritualidad. El siguiente paso es llevarlo a la práctica.

      Un saludo desde MCF

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.