Blog

33. PROFUNDIZANDO EN LAS CATEGORÍAS: La inversión


¿Hemos considerado buscar una rentabilidad emocional que permita expresar nuestro interior?


En nuestro post “Descubriendo las categorías: la inversión”, señalamos que la palabra invertir, tiene su significado etimológico en el latín. Invertere es una palabra latina formada por el prefijo in (hacia dentro) y el verbo vertere (verter –echar fuera- o dar la vuelta). En este sentido, la inversión propicia la expresión externa de lo interno.

Si la inversión tiene ese propósito, ¿nos hemos preguntado cómo llevar a cabo el proceso?

Desde que nacemos, estamos acostumbramos a recibir de los demás. Por un lado, y en la medida en que somos incapaces de sobrevivir por nuestros medios, recibimos alimento. Por otro, y en la medida en que somos emocionalmente dependientes, recibimos cariño. Y, al mismo tiempo, recibimos las enseñanzas necesarias para nuestro desarrollo.

De esta manera, vivimos en la ilusión de que el exterior nos nutre. Así, nos postramos en nuestra sala de espera particular esperando a que los demás hagan. Y, así, nosotros podamos recibir aquello que demandamos.

Esta forma de entender la vida, si bien es cómoda, a medio o largo plazo la verdad que permanece oculta hasta ese momento, revierte, de repente, contra nosotros. Primero, percibimos una cierta intranquilidad. Más tarde, la agitación, impaciencia y el deseo de que las cosas sean de otra manera afloran. Leer entre líneas, nos puede ayudar a entender que tenemos dificultades para gestionar las consecuencias de que se frustren nuestras expectativas. 

En este punto, necesitamos decidir si queremos dar un paso al frente o seguir resguardándonos en nuestra cueva. Necesitamos decidir si queremos afrontar nuestros miedos o parapetarnos detrás de la culpa y la crítica.

Explorar nuestros miedos a través de la categoría inversión nos permite abrirnos al aprendizaje para darnos cuenta de nuestra lucha interna. Hacerlo, es un acto de valentía. Y, comprometernos a través del dinero para entrenar conscientemente la valentía, nos permite posicionarnos directamente en el campo de batalla. La misión es vital: recuperar nuestro poder personal.

Para recuperar nuestro poder personal, debemos aprender a convivir con nuestros miedos. Comprender su presencia y descubrir para qué nos acompañan. Librar esta lucha interna y superarla nos acredita para aportar valor al mundo. De esta manera, podemos expresar conscientemente al exterior nuestro interior (invertere), ¿entonces por qué no invertir en el proceso?


Conclusión

Vivimos presos de nosotros mismos y echamos la culpa al exterior. Sin embargo, sólo necesitamos una persona para cambiar nuestra vida, nosotros mismos.

La película Batman Begins nos enseña el camino para hacer frente al miedo y tenerlo como aliado. Decidir hacia dónde queremos dar nuestros pasos depende de nosotros. Aquí os dejamos el tráiler.

¿Quieres comenzar a ser tú mismo a través de la Consciencia Financiera? Descarga gratuitamente nuestro Ebook
4 agosto, 2018 REFLEXIONES

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.