Blog

DESCUBRIENDO LAS CATEGORÍAS: Gastos Necesarios

El dinero es un gran instrumento de observación. Poder distribuir el dinero en categorías nos permite darnos cuenta de cómo hemos construido nuestra forma de pensar.

Hoy, vamos a analizar la categoría llamada gastos necesarios.

El primer paso es definir lo que entendemos por gastos necesarios. La RAE (Real Academia Española) define, por un lado, gastar como emplear el dinero en algo. Por otro lado, define necesario como aquello que hace falta indispensablemente para algo. Por lo tanto, partiendo de esta definición, podríamos entender la categoría como el acto de emplear nuestro dinero en todo aquello que nos hace falta de manera indispensable.

La primera conclusión que podríamos señalar es que en la categoría gastos necesarios  tienen cabida todos aquellos gastos que debemos destinar para mantener nuestra propia supervivencia. Y, profundizando un poco más, serían aquellos gastos que no queremos o no podemos cambiar porque consciente o inconscientemente hemos decidido que queremos mantener el estilo de vida creado hasta ese momento. De esta manera, la segunda conclusión que podríamos señalar es que aquello que cada uno considere como gastos necesarios reflejará  nuestra propia experiencia vital.

En este punto, nos podríamos preguntar y, ¿de qué nos sirve darnos cuenta de ello?

En primer lugar, nos permite conectar con el agradecimiento. El dinero, como instrumento de intercambio y relación con otras personas, nos ha permitido satisfacer nuestras necesidades más importantes, aquellas que nos permiten sobrevivir.

En segundo lugar, nos permite darnos cuenta de que cada uno de nosotros, diariamente, hemos contribuido a crear nuestro estilo de vida haciéndonos responsables de las consecuencias derivadas de tal decisión. En este punto, la queja, la crítica y el victimismo se diluyen. Al ver el dinero como el instrumento en virtud del cual nos hacemos responsables de nuestras decisiones, podemos tomar la decisión de, o mantener nuestra forma de vida o distribuir el dinero de una manera diferente, más propia y conectada con nosotros mismos.

Te propongo un ejercicio. Deja un espacio de tiempo en el que puedas estar solo para reflexionar sobre la siguiente pregunta ¿qué entiendes por gastos necesarios? Bastaría con una frase o una palabra.

A continuación, en forma de lista, ve escribiendo todos y cada uno de los conceptos que tu mente te vaya diciendo (comida, alquiler, luz…). ¿Podrías calcular mensualmente cuánto representan porcentualmente estos gastos en relación con los ingresos que generamos? Este porcentaje, nos va a permitir darnos cuenta de la cantidad de energía que destinamos a construir nuestra vida actual.

Llegados a este punto, cabe preguntarnos ¿existe algún concepto que resulta incoherente tanto con la definición que hemos dado así como con el resto de gastos calculados?

La contestación a la pregunta lleva implícito la toma una decisión, construir nuestro futuro o vivir en nuestro pasado. La diferencia es que sea cual sea la decisión que tomemos, al despertar la consciencia las excusas que justifican nuestras decisiones desaparecen.

19 septiembre, 2017 REFLEXIONES

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.