Blog

51. LAS ENFERMEDADES FINANCIERAS: La falsa caridad (IV)

En línea con los anteriores posts de enfermedades financieras, en el post de hoy, a través de otro pasaje de Jorge Bucay, nos adentramos en la caridad.

“Dicen que Diógenes paseaba por las calles de Atenas vestido en harapos y durmiendo en los zaguanes.

Cuentan que una mañana, cuando Diógenes estaba amodorrado todavía en el zaguán de la casa donde había pasado la noche, pasó por el lugar un acaudalado terrateniente.

— Buen día –dijo el caballero.

— Buen día –contestó Diógenes.

— He tenido una muy buena semana, así que he venido a darte esta bolsa de monedas.

Diógenes lo miró en silencio, sin hacer un movimiento.

— Tómalas, no hay trampas. Son mías y te las doy a ti, que sé que las necesitas más que yo.

— ¿Tú tienes más? –preguntó Diógenes.

— Sí, claro –contestó el rico— muchas más.

— ¿Y no te gustaría tener más de las que tienes?

— Sí, por supuesto que me gustaría.

— Entonces guárdate las monedas que me dabas, porque tú las necesitas más que yo.”

La palabra caridad viene del latín caritas y significa “virtud de amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo”. De esta manera, la caridad nos conecta con la parte emotiva que como seres humanos compartimos. En este punto, ¿nos hemos planteado si la forma en que cada uno de nosotros expresamos la caridad es un reflejo de cómo nos tratamos a nosotros mismos?

Entonces, partiendo de esta premisa, si el acaudalado terrateniente se hubiese dado cuenta de que la forma en la que se relaciona con Diógenes es semejante a la forma en que se relaciona con la parte vulnerable de sí mismo, ¿hubiese actuado igual?

Así, es posible que el vacío que siente en su interior lo intente llenar con más y más monedas, sin embargo, ¿y si ese vacío fuese el resultado de ser falsamente caritativos con nosotros mismos? ¿Nos daríamos cuenta que intentamos llenar con las migajas del dinero la ausencia de amor a esa parte vulnerable?

Tomar conciencia de cómo nos relacionamos con las diferentes personas en los diferentes contextos, nos va a permitir darnos cuenta de cómo nos relacionamos con las diversas partes de nuestro ser. Al experimentarlo, quizá empecemos a darle sentido a la célebre frase: “amar al prójimo como a uno mismo.”

¿Quieres comenzar a ser tú mismo a través de la Consciencia Financiera? Descarga gratuitamente nuestro Ebook
7 diciembre, 2018 REFLEXIONES

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.