Blog

31. ATENDER A LA PARTE VULNERABLE QUE TODOS LLEVAMOS DENTRO


EL CAMINO PARA ATENDER A NUESTRO NIÑO INTERIOR

Es habitual que una persona cuando se plantea tener un hijo, piense que esta faceta de su vida (ser padre/madre) está condicionada al hecho de que físicamente tenga descendencia.  Y, desde un punto de vista instintivo y tangible, es lógico. Por ese motivo, hacemos todo lo posible para que las circunstancias ocurran de una determinada manera y así poder ejercer, por fin, el papel que la vida nos ha asignado. Sin embargo, este planteamiento quizá sea un reflejo más de la forma en que vivimos nuestra existencia: somos o no somos en función de las circunstancias que nos rodean.

Como seres humanos tenemos una capacidad maravillosa: el poder de darnos cuenta (consciencia). Sin embargo, unos pocos, están dispuestos a bajar a las profundidades de su ser para confrontarse con aquella parte que ha sido relegada al ostracismo. Carl Gustav Jung, etiquetó a esta parte como la sombra.

Dejar al arbitrio de nuestro miedo tal decisión, conlleva que paralelamente dejemos de atender a una parte mágica de nuestro ser, nuestro niño interior. Aquella parte de nosotros de la que tenemos una escasa conciencia puesto que apenas guardamos recuerdos de esa etapa de nuestra vida.

Por ello, disponerse a bajar las escaleras de nuestro pasado y poner luz a la oscuridad, es un acto de valentía. En primer lugar, nos permite ver en qué estado se encuentra nuestro mundo emocional. Y, en consecuencia, nos abre al aprendizaje. Nos permite darnos cuenta que ya somos padres; que existe una parte de nuestro ser que necesita atención, escucha, cariño y comprensión. Y, desde ahí, quizá podamos intuir que el reconocimiento o la aceptación que buscamos fuera son tan sólo los gritos desesperados de un niño al que no tenemos en cuenta.

Poder tomar consciencia de este proceso nos permite alejarnos de nuestro papel de observadores del mundo para responsabilizarnos de nosotros mismos. Ser proactivos en esta tarea, nos abre a la comprensión. A poder empatizar con aquella parte vulnerable de nosotros y acompañarla en su dolor como un acto de amor profundo. Desarrollar esta actitud, nos capacita para tener algo valioso que ofrecer al mundo.

Os dejamos un fabuloso corto que ganó el premio al mejor cortometraje de animación en los premios Goya de 2016. Imaginemos, por un momento, que los protagonistas de la historia, son la parte adulta e infantil que todos tenemos dentro…

https://www.youtube.com/watch?v=kQjtK32mGJQ

¿Quieres comenzar a ser tú mismo a través de la Consciencia Financiera? Descarga gratuitamente nuestro Ebook
21 julio, 2018 CIBERESPACIO
2 Comentarios
  1. El vídeo me parece precioso y muy discurrido, muestra una realidad del día a día y en la que todos nosotros nos podemos ver reflejados. Es importante que aprendamos a detenernos, recapacitar y valoremos todo lo que nos rodea, sin perder de vista lo más importante: vivir con sentido y admiración.
    El Post también es muy bueno y representa con detalle al ser humano.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.